2/12/2009

Entrada con un año de retraso

Cada que viajo, procuro prestar toda la atención antes de sacar mi cámara y tomar dos o tres fotos, que con seguridad veré acompañado y alguna me sorprenderá por no recordar haberla tomado. Desde hace un año que me vengo diciendo que debo escribir acerca de la primera vez que conocí a Buenos Aires, en vez de guardarlo solamente para mí, así que aquí voy. Disculpas pido de antemano si falta claridad en los hechos, si mi viaje se hace estrecho, si me toma por las malas el recuerdo que no fue, si queriendo me despido y envejezco sin querer, si no alcanzan las palabras, el cigarro o el café.

Pisé el cielo de San Telmo, mordí de la Boca sus bragas —en la Bombonera dejé las pocas muchas agallas que le faltan a mi infierno—, mi reloj explotó en Palermo y perdí tres mil batallas. No me monté en el subte ni tome fotos de él, pero sí tangos canté frente a la foto de Gardel. Por la 9 de Julio olvidé la costumbre de regalar carcajadas y en Corrientes, a las patadas, reviví los sueños más lindos, hacer de escribir un oficio, con nicotina y cebada.

Las mentiras aprendí viendo la Casa Rosada, me senté en la desolada banca de Plaza de Mayo y vi cómo fueron los años llevándose por los caños al granero del mundo, mientras los argentinos en un sueño profundo seguían comiendo asado, tomando vino y puteando al destino —o da lo mismo: al presidente de turno—.

¿Y de Cortázar, y de Quino, y de Piazzolla? Constaté que hay que ser piola para ser bien recordado, los amores del pasado no vuelven si sigue el duelo, el amor no viene del quiero —vacío, con sabor a nada—, con humor se llena el alma, se tiran mejor los dados, se renuevan los cansados deseos de seguir vivos, sin reyes y sin castillos suena mejor «te amo».

Hace un año pasó todo y yo sigo recordando, como si pintara borrando,
que lloré en Plaza Dorrego viendo bailar un buen tango. Creo que no olvidaré que en Buenos Aires amé a las morochas de paso, las que cambiaban de un tajo corazones por salvamés. Me asusté al ver cómo pasaban las becarias con los artistas, y llevé de la mano turistas que no entendían una mierda, que se conmovían de Evita y su revolución de izquierda y creyendo en el castellano mezquino, no aprendieron tres palabras del buen lunfardo argentino.

Y yo alargando las noches, tirándome de los coches, vomitando los escritos, regando por Buenos Aires los amores malditos que me matan a reproches. Y yo haciéndome el vivo, el que todo lo ha vivido, el que si no gana empata y al que nada le ha dolido. Y yo sin cerrar este texto y mucho menos el viaje que ha agrandado mi equipaje eliminando pretextos, quitándole miedo al miedo de querer por no querer, guardando las viejas fotos, colándome entre los locos, siendo uno de los pocos que aman sin merecer, haciéndome mi suerte, burlándome de la muerte, recordando sus pisadas por si no la vuelvo a ver. 


Daniel.

3 comentarios:

Juliana dijo...

Negro usted se merece mi admiración. Que corra vida siempre en sus venas, y gritos en la cabeza,
para que pinte con letras,
su paso por esta fiesta.
Mua!

Crisabella dijo...

Querido Daniel: Una fotografía es una fotografía, solo así como el amor es el amor (Conclusión resignada de noches enteras sin dormir dándole vueltas a un asunto que se resuelve solo con el acto. No se entiende mucho, pero se disfruta al máximo)algo concluyente, pero prefiero estar del lado del tajo. Obviamente nunca dejaré de ser una enamorada, una romántica y a fuerza de golpes nunca aprenderé a ser lo contrario.

La mejor fotografía es la que traes a propósito de lo que ves y sientes. Acabo de ver el mejor álbum de fotos. De verdad que si hay que ser bien "piola" para lograr eso. Realmente estuviste en Argentina... creo que lo dice mucho más esto que mil fotos. Yo en lo personal me quedo con las mil palabras. Te quiero... un abrazo para ti querido.

George dijo...

"quitándole miedo al miedo de querer por no querer" ... Que bien me sienta esa frase xD, bueno Broh para que mentirle si estoy aquí comentandolé para que no me insulte :-D jaja ... La verdad, verdad!! me parece excelente lo que has escrito y lo poco que he leido de vos tambien .. He aquí un argentino que no olvida un albúm de fotos titulado "Daniel Paniagua" .. Abrazo!